Que Son Las Grasas Poliinsaturadas, Donde Las Encontramos Y Que Efectos Tienen En El Organismo

 

 

Las grasas también conocidas con el nombre lípidos, son sustancias orgánicas compuestas por átomos de carbono, oxígeno e hidrógeno, algunas contienen moléculas de azufre y de fósforo. Se encuentran en  tejidos de plantas y animales, siendo los principales componentes de estas los denominados  ácidos grasos.

 

Los ácidos grasos de acuerdo a su estructura química molecular pueden ser saturados, monoinsaturados  o poliinsaturados y ácidos grasos trans.

 

Las grasas, en general, almacenan gran cantidad de energía lo cual es importante para la vida animal y en humanos, ya que sin ellas los organismos no pueden realizar sus funciones vitales.

 

Cada tipo de grasa tiene funciones diferentes, sin embargo, algunas de ellas suelen resultar muy negativas para el organismo, pero éste no es el caso de las poliinsaturadas.

 

Pero para que conozcas un poco más de ellas, te invito a leer las próximas líneas…

 

Particularidades de las grasas

 

Las grasas en general tienen diferentes particularidades, uno de estas es la capacidad que tienen de mezclarse con otros líquidos, por ejemplo en agua son insolubles, pero en disolventes orgánicos (cetonas, alcohol, cloroformo) se pueden disolver, esta propiedad ha conducido al desarrollo de la industria comercial y farmacéutica.

 

Los lípidos o grasa deben estar presentes en la dieta diaria en una cantidad adecuada, de lo contrario es dañino para la salud.

 

La asimilación de las grasas comienza en la boca con la masticación donde se degradan en compuestos más simples gracias a una enzima (la amilasa), facilitando su absorción en el estómago e intestinos donde continúa la degradación mediante la enzima lipasa.

 

Importancia De Las Grasas

 

Pese a que el consumo abusivo de grasas puede causar diferentes enfermedades, el uso adecuado de ellas es realmente importante para una dieta diaria, por las siguientes razones:

 

A). Aportan más del doble de la energía que la producida por los azúcares (glúcidos) y las proteínas.

 

B). Sirven para reducir la sensación del frío, debido a su contenido energético y a la capacidad de producir tejido.

 

C). Son precursoras de la producción de hormonas sexuales y de vitamina D, por ejemplo el colesterol.

 

D). Sirven de transporte, la grasa dietética provee los ácidos esenciales linolénico y linoleico.

 

 

¿Qué son los ácidos grasas poliinsaturados?

 

Los ácidos grasos poliinsaturados son nutrientes esenciales para el crecimiento y desarrollo de los mamíferos: animales y humanos; que el organismo no puede elaborar, debido a que carece de la enzima necesaria para la síntesis y producción de los mismos, por eso se llaman esenciales.

 

Los hay de estructura química larga y también corta .Son de mucha importancia en la prevención de enfermedades cardiovasculares.

 

Existen dos series de ácidos grasos poliinsaturados esenciales ellas son: Los Omega 6  con el ácido linoleico y el araquidónico y  los Omega 3 con el ácido linolénico y el decosahexanoico.

 

¿Dónde se encuentran las grasas poliinsaturadas?

 

En la serie de los Omega 6, el ácido linoleico se encuentra fundamentalmente en los aceites de: maíz, girasol, algodón, onagra y canola, prímula, también  germen de trigo, nueces, pan integral y piñón. El ácido araquidónico, en grasas de animales alimentados con semillas y con yemas de huevos.

 

Existen evidencias que los niveles excesivos de omega 6 están asociados con ataques del corazón, enfermedad cerebrovascular, Artritis, Osteoporosis, cambio de ánimo, Obesidad y Cáncer.

 

En la serie de los Omega 3, los más importantes, derivados del linolénico se encuentran el eicosapentanoico y el decosahexanoico, estos se encuentran principalmente en peces azules: arenques, caballas, atún, sardinas y en algunas algas marinas. El linoléico se encuentra en nueces, semillas, aceites de soja, linaza y en hojas de vegetales verdes (espinacas, espárragos, brócoli).

 

¿Qué efectos tienen en el organismo?

 

Los ácidos grasos Omega 6. Este tipo de grasa que la mayoría de las veces pasa desapercibida, pero que es fundamental para la salud, el más conocido de ellos es el linoléico, los cuales se encuentran en muchos alimentos como la soya el aguacate, las nueces, cereales secos y pistachos.

 

Entre los beneficios que aportan los Omegas 6, se cuentan: intervienen en el metabolismo y coagulación de la sangre, defienden el sistema inmunológico y mantienen el equilibrio de los procesos inflamatorio del organismo.

 

Además, mejoran la circulación sanguínea, lo que los hace merecedores de disminuir los niveles de colesterol LDL , también conocido como “colesterol malo”, así como  aumentar la potencia masculina y detener la caída del cabello.

 

Por otro lado, el ácido graso  Omega 3, los más importantes son lo derivados del linolénico, son vitales ya que, aportan muchos beneficios a la salud por la prevención de enfermedades cardiovasculares, cáncer de colón y enfermedades inmunológicas. Así como también en el desarrollo del cerebro y de la retina. Tienen efectos benéficos sobre la diabetes mellitus, la colitis ulcerativa, en la obstrucción pulmonar y Psoriasis, entre otras.

 

Las principales fuentes de poliinsaturados de la serie omega 3, son los aceites de pescado, carne de pescados  azules como sardinas, atún, caballas, arenques y aceites vegetales, nueces, semillas. También, en las yemas de los huevos y aceite de oliva.

 

Es importante mencionar,  el  comer de manera no controlada alimentos ricos en ácidos grasos poliinsaturados puede aumentar el peso corporal

 

 

 

Grasas poliinsaturadas y la alimentación en niños

 

En la actualidad se cree que durante los tres últimos meses del periodo de gestación, el feto necesita de un gran aporte de poliinsaturados de las series omega 3 y 6; y en el recién nacido durante los primeros seis meses.

 

En ambos casos es la madre quien los suministra, a través de la placenta en el primer caso, en el segundo, por medio de la leche materna. De tal manera, se sugiere que durante el periodo de gestación de  lactancia que la madre esté bien alimentada y la nutrición balanceada.

 

La ingesta de estas grasas en los niños debe hacerse sólo si está probado que se hallan deficientes de estas  y se debe cuidar de mantener el equilibrio entre ambas series de poliinsaturados (Omega 6 y Omega 3).

 

Se recomienda como norma general  siempre que sea posible, una dieta variada: pescado azul, frutos secos y nueces. Se sugiere que en aquellos niños que durante la gestación no recibieron el aporte adecuado de ácidos grasos poliinsaturados, de las series ya nombradas, el uso de las fórmulas de leche maternas como reemplazo

 

Para niños con enfermedad congénita metabólica, esta dieta no está permitida, se recomienda la consulta médica especializada debido a que conocen de la naturaleza de la enfermedad, como de las limitaciones de la dieta.