Que Son Las Grasas Monoinsaturadas, Que Efectos Tienen En El Organismo Y Donde Las Encontramos

 

 

Muchas veces al escuchar hablar de las grasas se  viene a la mente los alimentos más dañinos para el organismo, pero lo que debes saber es que consumidas de forma modera éstas son muy necesarias para proporcionarnos energía, además de otras funciones en nuestro sistema.

 

Las grasas son sustancias que se forman de la combinación de los ácidos grasos con la glicerina, la mayoría de ellas proviene de tejidos animales o vegetales. Son muy importantes y constituyen parte de la dieta diaria de los humanos y también de los animales.

 

Existen diferentes tipos de grasas, algunas de ellas pueden resultar muy perjudiciales para la salud como las trans o saturadas, mientras que otras son muy saludables. cómo es el caso de las grasas monoinsaturadas, porque son todo lo contrario a las anteriores.

 

A diferencia de las grasas trans o las saturadas, las monoinsaturadas son muy recomendadas para llevar una dieta saludable, aunque siempre se debe mantener un correcto equilibrio, sin abusar de las mismas.

 

Definición de grasas monoinsaturadas

 

Son grasas de tipo saludable, por lo que no afectan negativamente al organismo de las personas. Por lo general se encuentran en estado líquido cuando están en temperatura ambiente, pero se tornan sólidas al estar en bajas temperaturas.

 

¿Dónde se encuentran las grasas monoinsaturadas?

 

Las grasas monoinsaturadas se encuentran en diferentes alimentos derivados de animales y vegetales, que seguramente se encuentran en tu dieta diaria,  como son los siguientes:

 

  • Aguacate
  • Aceitunas
  • Aceite de oliva
  • Algunos aceites vegetales como canola, maní, cártamo y sésamo.
  • Cacahuate
  • Soja
  • Ajonjolí
  • Mantequilla de maní o cacahuate.
  • Semillas
  • Nueces
  • Huevos
  • Salmón
  • Chocolate oscuro
  • Yogurt
  • Leche
  • Queso

 

Estos alimentos son una gran opción al comer, pues son la mejor alternativa en cuanto a la salud por la cantidad de beneficios que ofrece al cuerpo, además se pueden encontrar muy fácil en cualquier supermercado o tienda de especies.

 

Si no lo has incluido en tu dieta diaria, te recomiendo que comiences a hacerlo. Puedes combinar, por ejemplo, tomate, aguacate, nueces y lechuga en  en una rica ensalada y añadirle aceite de oliva para darle el toque final.

 

También los puedes utilizar como acompañante en cualquiera de tus platillos favoritos o simplemente puedes comer un delicioso yogurt, o un rico chocolate en una tarde, después de una ajetreada labor en casa, colegio o trabajo, como un aperitivo perfecto para olvidar los sinsabores de la vida.

 

No importa cuál opción elijas o como desees combinarlas para consumirlas, sin duda alguna, tu cuerpo y todo el organismo te agradecerá comenzar a hacerlo.

 

¿Cuál es la cantidad diaria recomendada?

 

Pese a que este tipo de grasas son altamente recomendables, es necesario seguir un límite en cuanto a su consumo, porque comerlas en exceso podría ser algo perjudicial,y no queremos eso ¿Cierto?

 

En cuanto a la cantidad diaria recomendada, todo dependerá de la edad y etapa de cada individuo, porque no será lo mismo durante la niñez, adolescencia o adultez, así como en el proceso de gestación.

 

Según estudios las grasas monoinsaturadas deben ser consumidas en un porcentaje del 25 al 35% de la ingesta diaria de grasas en un adulto, porque son necesarias para la obtención de energía.

 

Mientras tanto, para un niño en su primera etapa de infancia lo ideal es entre un 18-20% y es necesario no abusar con esta cantidad, porque es durante sus primeros años de vida que se empiezan a madurar sus órganos y donde pueden comenzar a desarrollar más fácil algunas enfermedades.

 

Por otro lado, durante la etapa escolar la ingesta debe ser igualmente de un porcentaje estimado de un 18 a un 20% del total diario. Este porcentaje se mantiene hasta la etapa de la adolescencia.

 

Ahora bien, una mujer cuando se encuentre en su proceso de embarazo, lactancia o menopausia debe moderar el consumo de grasa ingerido, por lo que se recomienda un 15% a 20% diario.

 

Mientras tanto, durante la etapa senior o durante la tercera edad, se recomienda una ingesta de un 15% a 20% del total diario ingerido para la obtención de energía.

 

¿Qué efectos tienen en el organismo?

 

Este tipo de grasas tienen efectos muy positivos en el organismo, es por esta razón que son muy aconsejables al momento de llevar una alimentación saludable, pese a que aportan las mismas calorías que el resto de las grasas, son menos nocivas al momento de consumirlas que las demás.

 

Entre los efectos que tienen este tipo de grasas en el organismo, están los que mencionaré a continuación:

 

  1. Al igual que todas las grasas, suministran la energía necesaria para realizar nuestras actividades diarias.

 

  1. Se encargan del transporte de las vitaminas liposolubles como A, D, E Y K, lo cual ayuda al desarrollo y mantenimiento de las células.

 

  1. Aíslan a las células nerviosas y participan en diversos procesos fisiológicos como lo son la cicatrización, la coagulación de la sangre y la inflamación.

 

  1. Reducen el colesterol LDL, o el colesterol malo, y a su vez, mantiene el colesterol HDL (o bueno), mejorando la función de los vasos sanguíneos, lo que reduce  la posibilidad de sufrir de derrames cerebrales, así como enfermedades cardiovasculares como ataques al corazón, embolias, entre otras.

 

  1. Ayudan a la pérdida de peso porque reducen la grasa almacenada en el estómago, lo que evita otros tipos de enfermedades relacionadas con el sobrepeso  como la diabetes.

 

  1. Estéticamente se puede decir que contribuye a verse y sentirse mejor, esto debido a que evita esos kilos demás y esa molesta grasa en la barriga que impide colocarse algunas prendas favoritas o ir en bikini a la playa.

 

No cabe dudas, las grasas monoinsaturadas son de las mejores opciones en cuanto a grasa se refiere, porque no sólo son deliciosas sino que también son muy nutritivas y beneficiosas, una combinación difícil de ignorar.

 

Así que ya sabes, cuando quieras consumir algo de grasa, elige de manera correcta, porque no se trata de eliminar por completo la grasa para estar sano, sino consumir las sanas y hacerlo de forma moderada, es algo que a corto y largo plazo tendrá sus frutos y de lo que no te arrepentirás en el futuro.