Cuales son las Grasas Saturadas, Donde las Encontramos y que Aportan al Organismo

 

Las grasas saturadas, también conocidas como ácidos grasos saturados (se denominan así porque a su estructura química se la ha adicionado muchas moléculas de hidrógeno y por lo que no aceptan más combinaciones) debido a sus propiedades químicas.

Por lo general, se les encuentra en forma sólida a temperatura ambiente, son de origen animal y vegetal, y  se reconocen como sustancias alimenticias.

Se diferencian las saturadas de las insaturadas, porque la estructura química de las últimas, es más sencilla. El punto de fusión de las saturadas es más elevado que el de las insaturadas, propiedad ésta  que facilita que  se mantengan en estado sólido a temperatura ambiente.

¿Dónde se Encuentran las Grasas Saturadas?

            La mayoría de las grasas saturadas son más comunes en alimentos de origen animal y por supuesto en los vegetales. En el primer caso, se les consigue en las carnes rojas, leche entera y sus derivados. En el caso de los vegetales en el aceite proveniente de la palma aceitera  y del aceite de coco. El primero de estos es muy común encontrarlos en los anaqueles de los supermercados.

En los animales se originan en el estómago de los rumiantes, en el sector conocido como rumen, donde por acción metabólica bacteriana se producen los ácidos grasos saturados y por absorción gastrointestinal pasan a los músculos, grasa,  huesos y leche de estos seres vivos y obviamente al ser beneficiado éstos, todo ello pasa a   ser consumido por los humanos.

Las grasas saturadas son categorizadas como perjudiciales para la salud, pero en menor proporción que las grasas trans, afirmación ésta que surge de recientes estudios .

También, se ha comprobado que  debido a su estructura química, la cual le confiere ciertas propiedades, pueden mantenerse en estado sólido a temperatura ambiente. Por ejemplo, las mantecas y mantequillas.

Entre los alimentos que contienen alto contenido de grasas saturadas están: los elaborados en las panaderías, las frituras, carne de cerdo, los embutidos (salchichas, mortadela, jamón de espalda, chorizos y salchichones), derivados lácteos y comida llamada “chatarra” (comida rápida).

 

Beneficios Para el Organismo

 

         Al igual que los ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, los ácidos grasos saturados aportan energía a los organismos, tanto  animales como a humanos por lo que constituyen igualmente una fuente de alimento.

 

Los estudios realizados por las diferentes instituciones demuestran que las grasas saturadas al igual que las trans son dañinas para el cuerpo humano, aún más cuando se consumen en exceso.

El exceso en el consumo de estos ácidos grasos saturados no es beneficioso para la salud y se expresa de diferentes maneras que afectan al organismo, entre ellas el aumento en los niveles de colesterol malo (LDL) y disminución del colesterol bueno (HDL), en la formación de ateromas o placas de grasas que se forman en las arterias impidiendo el normal flujo sanguíneo.

Estas expresiones del perfil lipídico, colesterol bueno bajo y colesterol malo alto, asociadas a otras alteraciones en la fisiología del cuerpo humano elevan el riesgo de sufrir eventos no deseados como por ejemplo, una afección coronaria o un paro cardiaco. También enfermedades cerebrovascular y arterioesclerosis.

 

¿Cómo Deshacerse de los Ácidos Grasos Saturados?

 

         Es sabido que la ingesta excesiva de ácidos grasos saturados, cualquiera que sea su origen es perjudicial para la salud, debido a los múltiples problemas que le acarrea al cuerpo humano.

Sin embargo, las ciencias de la salud realizan grandes esfuerzos para contribuir con la educación colectiva en el consumo de este tipo de grasas, como lo son el consumo mínimo de ellas, hábitos alimenticios adecuados y evitar el sedentarismo.

 Es obvio que para tener una alimentación saludable se debe tener ciertos cuidados:

 

  1. a) Incluir una fuente de energía en la dieta diaria como  son las grasas. Sin embargo, es necesario que el consumidor tenga conocimiento de cuales son las grasas saturadas y cuales no.

 

  1. b) Aprender a leer las etiquetas de información nutricional que debe tener todo producto alimentario, porque en ellas se describe el tipo y la cantidad de grasas que contiene dicho alimento.

 

  1. c) Ingesta mínima de grasas saturadas o evitar totalmente su consumo.

 

  1. d) tener conocimiento del aporte calórico diario de cada una de ellas.

 

  1. e) trate de hacerse de una lista de alimentos que contienen altas cantidades de grasas saturadas.

 

  1. f) recuerde que las grasas saturadas se acumulan en región abdominal, brazos y vasos sanguíneos, ocasionando problemas de salud y éticos.

 

Unos de los retos que han asumido las ciencias de la salud es el de contribuir con la sana alimentación del ser humano para a evitar los daños causados por la ingesta excesiva de grasas saturadas.

Eventos como educar al ciudadano en cuanto y que comer, consecuencias de una mala alimentación, carente de proteínas y carbohidratos, pero rica en grasas saturadas.

Como consecuencia de una nutrición totalmente desbalanceada y abundante en grasas saturadas, es factible que como resultado de ella se presenten desequilibrios corporales como son:

 

  • El aumento de peso.
  • Obesidad.
  • Riesgo cardiovascular
  • Riesgo cerebrovascular
  • Hipercolesterolemia, entre otras.

 

En estos casos es recomendable la consulta médica para deshacerse de estas alteraciones y los riesgos que ocasionan para la salud y la vida.

Dentro de las recomendaciones sugeridas por los expertos de la salud, para aquellas personas que como consecuencia de la ingesta desmedida de grasas saturadas han aumentado de peso corporal o sus niveles de colesterol están desequilibrados; están los ejercicios aeróbicos y anaeróbicos, la eliminación de las comidas ricas en grasas saturadas y la sustitución de estas por grasas poliinsaturadas así como también la  ayuda farmacológica, mediante prescripción facultativa.

También, se recomienda una alimentación balanceada, sustituyendo alimentos  con  grasas saturadas, por alimentos con  grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas,  donde prevalezca el consumo de pescados  ricos en  omega 3, carnes blancas sin  piel, vegetales, frutas, verduras, granos integrales,  reemplazar la leche entera por leche descremada y utilizar de preferencia aceite de oliva o de canola en la preparación de los alimentos.